EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

viernes, 9 de julio de 2010

MÉXICO HA DEJADO DE SER COMPETENCIA PARA CHINA EN MATERIA COMERCIAL CON ESTADOS UNIDOS

En 2010, México perderá presencia en el mercado comercial estadounidense y China ocupará su lugar, porque nuestro país ha dejado de ser competencia para la nación asiática, anticipó Enrique Dussel Peters.
Hace 10 años, precisó el catedrático de la Facultad de Economía (FE) de la UNAM, todavía éramos competitivos en áreas como la electrónica, el hilo textil y la confección; sin embargo, ahora los niveles y brechas entre ambas naciones son tan grandes que el proceso de competencia ya se acabó.
La nación asiática, agregó, sigue creciendo al 10, 20 y 30 por ciento anual en términos de exportaciones en cadenas de valor agregado, mientras que las de México y toda Centroamérica, han ido a la baja.
En el 2009, China aportó el 19 por ciento de las importaciones estadounidenses, mientras que nuestro país sólo el 11.3 por ciento.
Dussel recordó que el comercio exterior mexicano ha sufrido cambios en la última década. “Aún se cree que el 90 por ciento del comercio nacional se lleva con Estados Unidos”.
La máxima participación del vecino del norte en el comercio mexicano, recordó, se logró a finales de los años 90 y principios del 2000, periodo en el que se alcanzó el máximo grado de integración del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aclaró.
Desde entonces, dijo, hay una clara tendencia a la baja y a la desintegración del tratado. Hoy, la participación de la Unión Americana es de alrededor de dos terceras partes en exportación e importación.
El coordinador del Centro de Estudios China-México (Cechimex), destacó que esa situación podría generar nuevas relaciones comerciales y de organización industrial. “China es nuestro segundo socio comercial en una relación creciente”.
Sin embargo, subrayó, un problema es la falta de certidumbre que propician ambos gobiernos al no ser claros en lo que quieren el uno del otro. La carencia y limitación institucional genera conflictos con la nación asiática, México no sabe qué hacer y estamos divididos.
“Esto impide el crecimiento en la inversión de China en nuestro territorio, y aunque hay un enorme potencial, actualmente la inversión está por debajo del ideal”.
Falta interés mutuo. Se necesita crear una agenda a corto, mediano y largo plazo que integre posibles soluciones a problemáticas a enfrentar. Desde 2007, China es el principal exportador de Estados Unidos, superando a México y Canadá.
Esto, argumentó, puede generar tensión porque la Unión Americana tendrá que disminuir su déficit fiscal e incluso, generar un superávit en cuenta corriente que no ha hecho a lo largo de 40 años.
Desde la perspectiva estadounidense, agregó, el principal país con el que tiene un déficit es China. Hoy es absolutamente inimaginable que EU tuviera un superávit comercial con esa nación.
La situación también nos afectará, porque después del país asiático, la segunda nación que mantiene un superávit comercial con EU es la nuestra, concluyó.

No hay comentarios: