EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

domingo, 11 de julio de 2010

LA NUEVA LEY DE TURISMO PROMUEVE Y PROTEGE LAS RUTAS PATRIMONIALES Y EL TURISMO ALTERNATIVO: ALEIDA ALAVEZ

Al regular las rutas patrimoniales y del turismo alternativo, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal dejó en claro las facultades de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) en la zona rural y los 145 pueblos originarios de la ciudad, afirmó la secretaria de Gobierno, Aleida Alavez Ruiz.
La legisladora, impulsora de que esta modalidad se clarificara en la nueva Ley de Turismo, resaltó que su objetivo es proteger la zona rural y de conservación en el Distrito Federal y promover al mismo tiempo el turismo que ofrece la Ciudad de México, más allá del tradicional.
Explicó que de acuerdo con la nueva ley, la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades emitirá la declaratoria para las rutas del Distrito Federal, Delegacionales y Comunitarias, y aplicará programas de concientización para que prestadores del servicio y turistas no afecten este patrimonio turístico.
Advirtió que prestadores de servicios turísticos ni turistas podrán introducir especies de flora y fauna ajenas a los lugares en donde se preste el servicio.
Alavez Ruiz dijo que se mandató que la declaratoria de ruta patrimonial contenga la descripción de ésta, incluyendo la identificación de sus espacios y construcciones; descripción de las características y valores a proteger, así como disposiciones específicas que deberán observarse para conservar el valor cultural de la ruta sus espacios y construcciones.
Agregó que las rutas patrimoniales implican cualquier ruta terrestre o acuática, físicamente determinada y caracterizada por poseer su propia y específica dinámica y funcionalidad histórica.
La Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades autorizará los permisos para desarrollar esta actividad, protegiendo la conservación de la vida silvestre, sus especies, poblaciones y ecosistemas, garantizando la protección de la biodiversidad y propiciando la compatibilidad entre ambiente y turismo.
Además debe conservar la imagen del entorno; respetar las libertades y derechos colectivos e identidad sociocultural, especialmente de las comunidades rurales, ejidos y pueblos originarios y otorgarles preferencia a sus habitantes para explotar y disfrutar del patrimonio turístico que se ubique en sus tierras y territorios.
El cuidado del entorno incluye la arquitectura de los inmuebles donde se presten los servicios turísticos, el respeto de la arquitectura vernácula, así como la utilización de materiales y tecnologías propias de la zona o adaptables a la misma, finalizó.

No hay comentarios: