EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

miércoles, 7 de julio de 2010

LA DIRECTRIZ DEL DF, LOS DERECHOS HUMANOS: EBRARD

Al presidir la instalación de los Espacios de Participación para el Seguimiento y Evaluación del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal (PDHDF), el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, se pronunció porque un programa similar se replique a nivel nacional para hacer efectiva la justicia y la equidad social para todo mexicano.
Ante representantes de los poderes Legislativo y Judicial, así como de organizaciones civiles, instituciones académicas, la Comisión de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos (OACNUDH), reunidos en céntrico hotel, recordó que el PDHDF surgió a iniciativa de estos dos últimos y por un posterior compromiso de todos ellos.
Este compromiso se firmó en mayo de 2007 le siguió el Diagnóstico sobre la situación de los derechos humanos en la ciudad, en mayo de 2008 y de éste emergió un Programa de trabajo en agosto de 2009 y un Mecanismo de Evaluación y Seguimiento en marzo de 2010.
El Mecanismo de Evaluación y Seguimiento, a su vez, se integra por el Comité, el Equipo Técnico Operativo y los Espacios de Participación que hoy se instalan.
El mandatario capitalino calificó como de la mayor importancia todo este proceso porque por primera vez todos los órganos de Estado y de Gobierno, al lado de instituciones académicas y organizaciones civiles, trabajan en conjunto para colocar en el centro y directriz de su actuación la plena realización de los derechos humanos.
Para Ebrard, así debiera ser en todo el país, pues el fin de todo órgano de Estado y Gobierno democrático, como el del Distrito Federal, es garantizar el pleno ejercicio de todos sus derechos a toda persona, particularmente en el actual contexto nacional, para así realizar los principios por los cuales muchos mexicanos lucharon en la Independencia y la Revolución.
Por lo tanto –dijo–, toda la actuación del Estado y del Gobierno debiera organizarse para alcanzar ese fin a través de un presupuesto, la definición de responsabilidades y responsables y líneas de acción específicas, pues de lo contrario todo queda en mera retórica.
Lamentó que la discusión de este tema se limite en el Congreso de la Unión a determinar cuánto presupuesto se le asigna a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y a no verle como una tarea de todo el Estado en sus diversas vertientes, pero confió en que al menos en los Estados donde se eligió a nuevos gobernantes se dé un cambio en la actuación.
Así sucedió en el Distrito Federal a raíz de un cambio de régimen, pues hasta antes de 1997 sus ciudadanos no tenían derecho ni al voto, mientras hoy constituye un oasis de libertades y derechos sociales en todo el país, en varios de cuyos Estados lo que imperan son prohibiciones para acceder a esos derechos.
El mandatario reconoció el largo trecho por recorrer incluso en la capital de la República para abatir la exclusión y la marginación de las cuales aún son víctimas muchos sectores sociales, pero indudablemente –dijo– el camino seguido por el Distrito Federal es el correcto y “estamos comprometidos con él”.
Edgar Elías Azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, refrendó ese compromiso y refirió acciones y planes puestos en marcha en el Poder Judicial para concretarlo, sin poner en riesgo por ello su independencia como órgano del Estado.
La presidenta de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Alejandra Barrales Magdaleno, comprometió los esfuerzos de este órgano en tal sentido e informó que de otras entidades se le ha solicitado apoyo para defender los derechos de grupos vulnerables y sus derechos, como las mujeres.
Luis González Placencia, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, se congratuló de que la Ciudad de México sea en esta materia ejemplo nacional e incluso internacional.
“Ya se han acercado a nosotros desde distintas perspectivas para conocer cómo hemos hecho para poner de acuerdo a sociedad civil, Gobierno de la Ciudad y los distintos entes que conformamos esta ciudad, ejemplo de lo que la democracia debiera ser”, puntualizó.
La representante de la OACNUDH, Nira Cárdenas, expresó el beneplácito de este órgano por participar en la instalación de estas mesas que servirán como el mecanismo para internalizar y dar seguimiento a la implementación del primer programa local de Derechos Humanos elaborado con esta metodología a nivel internacional.

No hay comentarios: