EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

viernes, 9 de julio de 2010

INDISPENSABLE CREAR POLÍTICAS DE APOYO AL CAMPO, SEÑALAN PROFESORES DE LA UAM

Para terminar con la subordinación agrícola de México al extranjero es indispensable crear políticas de apoyo a las estrategias de producción locales y a las inserciones alternativas al mercado comercial nacional, señalan los doctores Gisela Espinosa Damián y Arturo León López, investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), en el libro El desarrollo rural desde la mirada local.
Los coordinadores de la publicación sostienen que los campesinos del país generan formas de producción locales acordes a su cultura y los recursos naturales de su región, al tiempo que se procuran vías de comercialización fuera del mercado hegemónico, las cuales brindan mejores ganancias.
Estas iniciativas deben ser objeto de apoyos gubernamentales, pues representarían la vía para superar la debacle agrícola e incluso alcanzar la autosuficiencia alimentaria, lo cual derivaría en la creación de empleos, en la interrupción de la creciente pobreza de la población rural y detendría los flujos migratorios que erosionan el desarrollo nacional, afirman los académicos.
Espinosa Damián y León López presentan en el artículo “Prácticas campesinas del maíz frente al mercado”, publicado en dicho libro, las experiencias de los agricultores de Achichipico de Yecapixtla y de las de mujeres de Santa Catarina del municipio de Tepoztlán del estado de Morelos, por conseguir condiciones óptimas de competencia con herramientas, ritmos y recursos propios de la región donde habitan.
La comercialización de los diferentes productos del maíz en los ámbitos regional y nacional se lleva a cabo mediante intermediarios, quienes pagan los granos incluso por debajo del costo de producción al pequeño agricultor, señala el estudio.
Para contrarrestar lo anterior, en Achichipico los campesinos se dieron a la tarea de cultivar diferentes razas de maíz para obtener productos que se negocian de manera más ventajosa que el maíz blanco común, especie sin precio de garantía ni apoyo para su comercialización.
En Santa Catarina, la actividad doméstica tradicional de elaboración de masa y tortilla de maíz criollo por parte de las mujeres, ha pasado a ser una alternativa, cuyo mercado de comercialización se fortalece conforme se urbanizan los espacios cercanos al poblado, donde se centra su consumo e incluso se ha instaurado la entrega a domicilio.
Los doctores aseveran que la producción de tortilla es una actividad de búsqueda de las y los campesinos para poder subsistir, movilizando recursos y potenciando elementos de su cultura, historia y cotidianidad ante la mala situación rural.
En la actualidad, aparentemente el maíz pierde importancia ante el discurso modernizador vigente en los escenarios nacionales; sin embargo, para las mujeres de Santa Catarina, la venta de sus productos ha tenido en los últimos años un importante auge.
Esta situación ha revivido la dinámica de los pobladores en torno al maíz e impulsado la proliferación de molinos de nixtamal, acciones que representan un reencuentro con las tradiciones y una inyección de fortaleza a la economía de lugar, respectivamente.
Espinosa Damián y León López se refieren a este caso como el paradigma en la reconfiguración de las prácticas regionales para salvaguardar la economía de los pueblos, echando mano de los recursos naturales y las tradiciones endémicas.

No hay comentarios: