EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

viernes, 9 de julio de 2010

DUERMEN EN LA CALLE Y ENTRE EL LODO HABITANTES DE GARCÍA, NUEVO LEÓN

A una semana del paso del huracán “Alex” por Nuevo León el panorama que se presenta en el municipio de García, son familias que duermen en las calles, sin agua, electricidad ni gas, rodeadas por puentes derrumbados, viviendas y calles inundadas.
“Ya vamos para 10 días con las casas llenas de lodo, piedras y mugre, perdimos los muebles que teníamos, no hay agua, no hay gas”, exclamó Maricruz Hernández, vecina del sector siete de dicha población, uno de las localidades más afectadas por las lluvias.
Con semblante desesperado, enfatizó que no cuentan con un centro médico para ofrecer la atención básica a las miles de familias damnificadas de esta población, ubicada a 40 kilómetros al poniente de esta ciudad.
“Lo que más tenemos miedo es que nuestros niños se enfermen con la larva del dengue, los charcos con agua sucia están aquí y allá, no sabemos ya qué hacer”, dijo a su vez la señora Martha Martínez, juez auxiliar de la colonia Villa Lincoln, cuarto sector.
Los únicos dos accesos a esa comunidad quedaron totalmente bloqueados desde la semana pasada, luego de las torrenciales lluvias causadas por el fenómeno natural.
En el acceso del norponiente, un puente recién construido, sobre el río Pesquería se desplomó en dos de sus carriles, luego de que la creciente del agua subió más de 12 metros en menos de 24 horas.
Otra de las entradas a García también quedó incomunicada, por el cierre total de la autopista Monterrey-Saltillo y porque varios tramos siguen aún bajo el agua, intransitables.
Los planteles preescolares, escuelas primarias y secundarias, se encuentran llenos de escombro y lodo, con vidrios quebrados, la mayoría de ellos están totalmente destruidos, junto con los escritorios y pupitres.
Algunos libros y libretas se pueden encontrar en los alrededores de las escuelas aún mojados, así como materiales que los menores utilizaban para estudiar en sus escuelas, todo está perdido.
Cientos de mujeres y hombres de García, que tienen que viajar a esta capital para trabajar, tardan hasta tres horas y media para llegar a sus centros laborales, cuando normalmente lo hacen en 30 a 45 minutos.
“La gente que va a Monterrey va saliendo por ahí de las cuatro y media de la mañana y va de regreso a las 10, 11 de la noche, casi ni duermen”, relató el señor Ramiro Quintana, un jubilado de 69 años.
El alcalde de la municipalidad, Jaime Rodríguez Calderón, afirmó que “la gente está durmiendo en la calle, ya traemos chinches, garrapatas y pinolillo, en la calle, por la humedad”, dijo.
“Aquí la situación es sumamente crítica, apenas llegó ayer una tortilladora, se están abriendo comedores para atender a la gente que tiene hambre y sed”, indicó el alcalde.
Por su parte, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz informó que más de 27 mil habitantes de García continúan sin el abasto del líquido, debido a los problemas en las redes provocados por las lluvias.
Hoy el gobierno estatal llevó varios camiones-pipa con agua, alimento, brigadas médicas, colchones, catres, entre otros enseres básicos, como parte del arranque del programa de reconstrucción en el estado.
Por su parte, personal de la Sedena, de Protección Civil estatal y del DIF Nuevo León se sumó a los trabajos para auxiliar a las miles de familias damnificadas en esta comunidad, localizada en una zona semidesértica, rodeada por montañas de la Sierra Madre Oriental.

No hay comentarios: