EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

sábado, 26 de junio de 2010

RETIRO DE ALIMENTOS CHATARRA, LETRA MUERTA

Luis Palomares García/El Capitalino
De no darse una campaña a favor de la buena alimentación para que no se incremente el número de niños obesos, el retiro de los alimentos “chatarra” en las escuelas quedará como “letra muerta”, afirmó el diputado local del PRD, Fernando Cuéllar, quien sugirió se promueva el consumo de alimentos de origen mexicano, con un alto valor nutricional, como puede ser el amaranto y otros dulces mexicanos.
El legislador exhortó al Gobierno Federal, a la Secretaría de Salud y a la de Educación Pública para que elaboren un proyecto que impulse el consumo de alimentos de origen mexicano, “porque el retiro de los alimentos chatarra de las escuelas como una acción para combatir la obesidad y el sobrepeso no tendrá ningún efecto y sólo será letra muerta”.
Subrayó que el hecho de que se haya establecido por decreto la prohibición del consumo de productos “chatarra”, resulta insuficiente porque debe ser complementada con campañas para mejorar la nuestra cultura alimenticia que tienen los mexicanos, sobre todo en los planteles escolares, aunque dijo que también se deben reforzar los programas de educación física y la práctica del deporte.
Al referirse a la actitud de la SEP y la Secretaría de Salud federales que dieron marcha atrás en la prohibición de alimentos “chatarra” en las cooperativas de las escuelas, Cuéllar lamentó que primero se haya hecho pensar que se iba a ir a fondo y después se diera macha atrás anteponiendo los intereses empresariales sobre los de la salud de los niños, donde hay puntos encontrados.
“Las autoridades federales propusieron una medida muy radical, sin tomar en cuenta que desafortunadamente este tipo de productos forma parte ya de nuestra cultura de alimentación. Resulta difícil pensar que de un día para otro, con un plumazo se pretendiera por decreto que ya no se va a consumir comida chatarra, cuando estos hábitos deben ser cambiados con educación, y programas de fomento”.
Añadió: hoy decretas que ya nada de comida “chatarra”, pero qué resultados tendrás cuando los niños, los padres y hasta los abuelos, han consumido esos productos durante décadas. “La decisión de retirar los productos chatarras de las escuelas, debe ser acompañada por otro tipo de campañas nutricionales para generar una nueva cultura de hábitos alimenticios”, agregó.

No hay comentarios: