EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

sábado, 26 de junio de 2010

RETIRO DE ALIMENTOS CHATARRA DE ESCUELAS QUEDÓ EN LETRA MUERTA: DIP. FERNANDO CUELLAR

El retiro de los alimentos chatarra de las escuelas como una acción para combatir la obesidad y el sobrepeso no tendrá ningún efecto y sólo será letra muerta, sino es complementada por campañas informativas y culturales para cambiar nuestros hábitos alimenticios, aseguró el diputado Fernando Cuéllar.
Al referirse a la actitud de la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Salud federales que dieron marcha atrás en la prohibición de alimentos chatarra en las cooperativas de las escuelas de educación básica, el legislador lamentó que primero se haya hecho pensar que se iba a ir a fondo y después se diera macha atrás anteponiendo los intereses empresariales sobre los de la salud de los niños, donde hay puntos encontrados.
El también secretario de la Comisión de Educación de la ALDF, consideró que las autoridades federales propusieron una medida muy radical, sin tomar en cuenta que desafortunadamente este tipo de productos forma parte ya de nuestra cultura de alimentación.
Por lo anterior, dijo, resulta difícil pensar que de un día para otro, con un plumazo se pretendiera por decreto que ya no se va a consumir comida chatarra, cuando estos hábitos deben ser cambiados con educación, con programas de fomento para mejorar la calidad de los alimentos que consumimos.
“Hoy decretas que ya nada de comida chatarra, pero qué resultados tendrás cuando los niños, los padres y hasta los abuelos, han consumido esos productos durante décadas”, señaló.
Por ello, sostuvo que la decisión de retirar los productos chatarras de las escuelas, debe ser acompañada por otro tipo de campañas nutricionales para generar una nueva cultura de hábitos alimenticios, así como realizar acuerdos con los empresarios de productos que sean atractivos, pero al mismo tiempo más nutritivos.
El legislador declaró que si se pensara en productos alimenticios con presentaciones más atractivas, sería más fácil que los niños los aceptaran, porque si sólo haces productos atractivos que no son nutritivos, seguirán provocando la obesidad y el sobrepeso, con los problemas cardiovasculares y presión arterial que esto genera.
Opinó que se intentó imponer una medida que simplemente no se iba a poder cumplir por cultura alimentaria, y ahora resulta que la SEP federal propone una cosa a medias, es decir, se reconoce que si es malo para la salud de los niños, entonces medio se ataca el problema de sobrepeso y obesidad.
Sin duda, dijo, hay que frenar o cuando menos regular el consumos de frituras y alimentos altos en azúcares o grasas, pero esto se debe hacer a través de una campaña más agresiva de cambio de hábitos alimenticios, porque de lo contrario cualquier reglamento que se establezca en las cooperativas escolares para mejorar la calidad de alimentos que se les da a los niños, será letra muerta.
Insistió en que desde su punto de vista no habrá avances ni se combatirá con eficacia la obesidad y el sobrepeso, si no se acompaña con una nueva cultura ciudadana, de información nutricional para mejorar la calidad de los productos que consumimos diariamente.
Por lo anterior, Fernando Cuéllar hizo un exhorto al Gobierno Federal, a la Secretaría de Salud y a la SEP para que elaboren un proyecto que impulse el consumo de alimentos de origen mexicano, con un alto valor nutricional, como puede ser el amaranto y otros dulces mexicanos.
Expresó que representa un error no impulsar esquemas para introducir nuevos productos, sino que se limitan a establecer una prohibición, pero no se les da otra opción a los niños.
Al mismo tiempo, puntualizó, debe agregarse a esa conciencia por tener una mejor alimentación, un elemento fundamental como es el ejercicio y la práctica regular y constante de un deporte.
Por último, hizo énfasis en comentar que mientras no se establezcan otros programas complementarios, la mera prohibición de los alimentos chatarra no tendrá ningún efecto para mejorar la salud de los niños.

No hay comentarios: