EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

sábado, 19 de junio de 2010

ES NECESARIA UNA CULTURA CIUDADANA QUE VIGILE EL DESEMPEÑO DE LEGISLADORES

México carece de una cultura ciudadana que coadyuve a la solución de los problemas que aquejan al país. Es necesaria una participación civil informada, que vigile el desempeño de los legisladores y exija una rendición de cuentas clara, señaló la licenciada Leticia Victoria Juárez González, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), durante la Cuarta Semana de Sociología, organizada en la Unidad Azcapotzalco.
La profesora del Departamento de Sociología sostuvo que el mal desempeño del poder legislativo es el culpable del desequilibrio del sistema político mexicano; sin embargo, no es el único factor, pues la ausencia de interés ciudadano por la actuación de los legisladores es determinante en la política del país.
Una encuesta telefónica realizada en mayo pasado sobre la percepción pública del desempeño del Congreso de la Unión, reveló que los diputados y senadores hacen menos de lo que la ciudadanía espera y que las decisiones tomadas benefician sólo a los partidos que representan o están encaminadas a intereses particulares.
Esta opinión –abundó la investigadora– se debe principalmente a dos factores: la percepción negativa que generan los medios de comunicación sobre el accionar de las cámaras y el poco conocimiento por parte de la población de las actividades que éstas realizan.
En este sentido, la reelección es un elemento que contribuiría a la rendición de cuentas, y con ello, a mejorar el trabajo de diputados y senadores, así como a incentivar una cultura política ciudadana, sentenció Juárez González.
La encuesta citada revela que los ciudadanos no tienen una opinión clara sobre la relación entre los poderes ejecutivo y legislativo, pero se inclinan por la construcción de un modelo que aliente la colaboración de ambos.
Por otra parte, la doctora Luisa Béjar Algazi, profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, señaló que en México se observa el paso de un sistema centralizado a uno descentralizado, con avances muy limitados en la rendición de cuentas, además de desencanto y cinismo en la sociedad con respecto al cambio político.
Los cambios políticos y las dinámicas internas del congreso –continuó la doctora– alientan comportamientos dobles de los legisladores: por un lado están enfocados en construirse una reputación personal frente a electores, gobernadores y líderes; y por otro, están obligados a seguir y cuidar la imagen de un partido político.
Lo anterior –aunado a que no existe un partido que garantice una línea vertical de mando– contribuye a que la comunicación y el procesamiento de la política se compliquen, aseveró Béjar Algazi.
La profesora aclaró que cada partido político está sujeto a su propia dinámica, y más allá del pluripartidismo, internamente las organizaciones partidarias están fragmentadas a causa de sus estatutos y también debido a dinámicas regionales.
Los partidos están renovando sus liderazgos y distribuyendo las candidaturas, lo cual genera una competitividad que impulsa el proceso de descentralización. Por su parte la sociedad se encamina hacia la construcción de una ciudadanía informada y organizada que mejore la calidad de la democracia en el país.

No hay comentarios: