EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

miércoles, 16 de junio de 2010

EL INCREMENTO DE LA VIOLENCIA ES RESULTADO DE LA PARTICIPACIÓN DEL EJÉRCITO EN LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO

En México se cometen 12 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, esta tasa de asesinatos ubica al país en el tercer lugar de Latinoamérica, detrás de Brasil y Guatemala, que ocupan el primer y segundo lugar, respectivamente. En los años que lleva la administración de Felipe Calderón los homicidios se han incrementado 400 por ciento respecto al periodo presidencial de Vicente Fox.
Estos datos fueron proporcionados por el doctor Fernando Tenorio Tagle, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien detalló que en el sexenio de Vicente Fox Quesada se cometieron mil ejecuciones al año y que en la presente administración, la cifra alcanza cuatro mil en el mismo periodo.
Sólo en Ciudad Juárez se han perpetrado 2,500 asesinatos ligados al crimen organizado, esto representa un incremento de 150 por ciento en dicha entidad en comparación con las ejecuciones en el sexenio anterior.
El investigador del Departamento de Derecho de la Unidad Azcapotzalco sostuvo que con el uso del ejército para la vigilancia de las calles se impone una dictadura de facto. Además de que la presencia castrense en el espacio público no está permitida por la constitución mexicana ni prevista en alguna ley secundaria.
Por esta razón ahora se pretende la promulgación de una ley ex profeso con la finalidad de brindar un marco legal a la actuación de los militares. Sólo que la Cámara de Diputados no aprobó esta iniciativa de ley en la pasada legislatura y será retomada para el mes de septiembre.
Con el uso del ejército –continuó Tenorio Tagle– también se pretende legitimar la administración de Felipe Calderón ante el cuestionamiento de un sector de la población respecto de la validez de elección presidencial.
El especialista agregó que la corrupción representa un grave problema en el combate del narcotráfico, pues al parecer se protege a ciertos cárteles de la droga.
La participación del ejército mexicano en el combate al tráfico de estupefacientes ha traído como consecuencia el incremento de los niveles de violencia y también los mal llamados “daños colaterales”.
El investigador cuestionó el asesinato de niños, jóvenes y familias por parte del ejército, estos casos no han sido aislados, por el contrario, resultan recurrentes por la falta de profesionalismo y capacitación de los elementos castrenses para enfrentar e identificar a los delincuentes. Este clima de inseguridad alarma a la población y a los especialistas sobre el tema.
En el mundo la criminalidad se ha incrementado y en todas las grandes ciudades los delitos que se cometen son semejantes. Pero en el caso del país existe una diferencia cualitativa representada por los mayores márgenes de violencia y saña desmesurada con que se realizan los asesinatos. Esto debe preocupar al gobierno y la sociedad mexicana, apuntó el especialista.
El doctor Tenorio Tagle consideró inadecuada la estrategia que aplica el gobierno federal en la lucha contra el narcotráfico, pues estas acciones han ocasionado violaciones a los derechos humanos y asesinatos de civiles. Por ello urge revisar las acciones emprendidas hasta el momento en este terreno y diseñar una estrategia que rebase la visión estrictamente punitiva.
El especialista advirtió que 30 por ciento de la población mexicana tiene posibilidades económicas para adquirir drogas, de ahí la necesidad de incluir en los diagnósticos sobre delincuencia datos sobre la población con potencial consumo de sustancias.

No hay comentarios: