EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

martes, 13 de abril de 2010

NECESARIO COMBATIR EL SEXISMO DESDE LA IDENTIDAD DE LA MUJER

La lucha contra el sexismo obliga a responder por qué las mujeres pueden en ocasiones establecer relaciones amorosas o afectivas con un ser contra el que han vociferado discursos incluso agresivos, refirió la doctora María de Jesús Izquierdo, profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona, al impartir una conferencia en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
Durante la Plática Las contradicciones del poder masculino, efectuada en la Unidad Xochimilco, la especialista explicó que el combate al sexismo debe hacerse desde el seno de la propia identidad de la mujer y no mediante el rechazo hacia el otro, ya que desde un sistema de relaciones este planteamiento daña al opresor, cuya posición es paradójicamente un efecto del poder que ella ejerce.
La profesora de Teoría Sociológica explicó que “suponer que el hombre está obligado a sacrificar su tiempo y sus recursos para darnos placer y satisfacernos, son ejemplos de cómo opera el sexismo en el seno de la propia persona, y cómo el modo en que se configuran nuestros deseos sostienen de una manera eficaz un orden de poder”.
La concepción mítica del hombre cazador y de las mujeres dependientes que requieren de cuidados proviene de un pasado imaginario y de una representación que justifica el presente y aflora de manera sistemática. En la actualidad la posición social masculina se orienta a la producción y administración de la riqueza, y la femenina a la satisfacción de las necesidades de las personas, acentuada en las relaciones cara a cara.
En un vínculo típico de pareja patriarcal las mujeres son sometidas y oprimidas socialmente porque no son independientes; sin embargo, se establece un sistema de explotación a cambio de algún rendimiento, producen riquezas que transfieren de modo sistemático a los hombres y entonces la persona oprimida rinde beneficios en la relación de dominación.
En un sistema de equilibrios, si el hombre explota a la mujer ésta adopta una actitud frente a él de carácter instrumental, generando un sistema de compensaciones perverso, porque por una parte ella transfiere su capacidad de producir riqueza al hombre y eso se traduce en amor al hombre, en tanto fluya hacia ella lo que él produce.
La posición femenina está abocada a pretender ser deseada, poniendo en juego lo que vale, a querer ser y no tener, ello implica la negación y el reconocimiento del otro, precisó la doctora en Economía.
Es necesario construir un discurso crítico radical sobre el patriarcado orientado a favorecer los momentos de felicidad posibles e impedir el sufrimiento evitable, “esto nos compartiría a las mujeres como sujeto político universal”.
La doctora Mary Goldsmith Connelly, profesora del Departamento de Política y Cultura de la Unidad Xochimilco, refirió que es importante reflexionar por qué las féminas toleran situaciones de injusticia, y en estos términos pensar cuáles son las compensaciones que las hacen cómplices, ejemplo de ello son las madres que desempeñan un papel de sacrificio.
La coordinadora de la Especialización y Maestría en Estudios de la Mujer de esta casa de estudios apuntó que el poder se ejerce desde niños, pero no sólo es culpa de la madre, sino de la sociedad en general, ya que los comportamientos son premiados y sancionados.
La doctora en Antropología sostuvo que hay una cuestión estructural patriarcal en la que los hombres tienen ciertos privilegios sobre las mujeres, aunque existan algunos casos en los cuales ellas ejercen determinadas formas de poder al oprimirlos o subordinarlos.
La conferencia se realizó en el marco del proyecto “La complejidad de la violencia falocéntrica, implicaciones de la reflexión teórica para la política pública” coordinado por la doctora María Guadalupe Huacuz Elías, quien realiza una estancia posdoctoral en dicho posgrado.

No hay comentarios: