EL CAPITALINO

EL CAPITALINO
Visita nuestro nuevo sitio

lunes, 12 de abril de 2010

MICHOACÁN "CEMENTERIO" DE PERIODISTAS

* Van cinco periodistas asesinados en 2010
Leonardo Juárez R./El Capitalino
La violencia contra el gremio periodístico se incrementa cada día y se ha vuelto imparable como lo confirman los hechos de los últimos días en los que fueron allanadas las oficinas de la revista Contralínea, además del asesinato y desaparición de dos periodistas en el estado de Michoacán.
En ese sentido, Armando Prida Huerta, presidente de la Fundación para la Libertad de Expresión subrayó que los hechos violentos en contra de la Libertad de Expresión “no pueden oscurecer el futuro de nuestro país ni mucho menos romper los sueños de alcanzar una sociedad verdaderamente democrática”.
La Fundación para la Libertad de Expresión al realizar una visita a las oficinas de la revista Contralínea encontró que las cerraduras de la oficina ubicada en un cuarto piso habían sido violadas, varias puertas y cajones de escritorios fueron rotos y sustraída información contable y administrativa, además de sustraer teléfonos celulares y equipo de cómputo, entre ellas su computadora personal.
Dicha asociación recordó que en dos ocasiones anteriores hubo acoso con supuestas órdenes judiciales por parte de empresarios ligados a la paraestatal Petróleos Mexicanos, pero esta ocasión ya es un abierto acto delicuencial “y lo que nos queda muy claro es que no se trata de un robo del fuero común, sino que esto es un ataque dirigido porque estamos en un edificio de varios pisos y la única oficina violentada fue la nuestra”.
En los casos más recientes de agresión al gremio periodístico, está el del periodista Ramón Ángeles Zalpa, corresponsal del periódico Cambio de Michoacán, quien desapareció el 6 de abril último. Conocido por la publicación de los conflictos sociales que en la meseta purépecha, en Michoacán, han protagonizado indígenas campesinos contra talamontes.,
Del corresponsal del periódico Cambio de Michoacán se perdió toda comunicación y rastro desde esa fecha cuando, a las 13 horas, se dirigía a las instalaciones de la Universidad Nacional Pedagógica, en el municipio de Paracho.
La Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) lamenta la desaparición del periodista de extracción purépecha, quien es parte de esta comunidad y cuyo trabajo en el referido medio es bien conocido, tanto por sus vecinos campesinos, como por quienes se dedican a la deforestación en la zona.
Ramón Ángeles Zalpa, especializado en política, seguridad pública, temas agrarios y ambientales, hacía poco había informado del ataque de un grupo armado contra una familia indígena en los límites de los municipios de Angahuen y San Juan Nuevo Parangaricutiro.
Tras ese trabajo, el viernes 2 de abril comenzaron a recibirse llamadas telefónicas en su domicilio, la última de las cuales contestó el propio Ángeles Zalpa y, como sus familiares en las anteriores, tampoco escuchó voz alguna del otro lado de la línea; cuatro días después se produjo su desaparición.
Como en el caso de la desaparición de otra periodista, María Esther Aguilar Casimbe, ocurrida el 11 de noviembre último e igualmente colaboradora de Cambio de Michoacán, tampoco en éste se tiene evidencia de que la investigación demandada, realmente se lleve a cabo. De la desaparición de Aguilar Casimbe ocurrida hace cinco meses, nada se sabe hasta esta fecha.
Otro caso, es el del columnista, catedrático, notario y político, Enrique Villicaña Palomares, de aproximadamente 55 años de edad, cuyo cuerpo fue localizado el domingo pasado en la capital de Michoacán, luego de haber sido secuestrado el lunes 5 de abril y pese a que su familia habría pagado el rescate exigido para entregarlo con vida.
Además de notario y político, Villicaña Palomares fue Director del Sistema Michoacano de Radio y Televisión, Secretario Académico de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Presidente del Patronato para el Rescate del Centro Histórico y Columnista de periódicos locales.
Fundalex expresa su preocupación por el clima de hostigamiento e inseguridad que pesa sobre los periodistas en Michoacán y el resto de la República, toda vez que la desaparición de Ángeles Zalpa, es la cuarta en Michoacán, desde 2006, y la décima a nivel nacional, desde 2000. Asimismo, el asesinato de Enrique Villicaña Palomares es el quinto en este año.

No hay comentarios: